La vista

Miopía

La miopía, popularmente llamada “vista corta”, permite ver bien de cerca pero borroso de lejos.

La miopía es un estado de exceso de potencia del sistema óptico del ojo, en relación con su longitud. Esto puede ser debido a dos cosas, o bien el ojo es más largo de lo normal, o bien la capacidad de hacer converger la luz que tienen los medios ópticos oculares, es excesiva. El resultado final es el mismo, la luz que viene de lejos no va a parar donde debería, que es la retina, sino que focaliza por delante de ella. La única posibilidad de enfocar la imagen en la retina sin ayuda de unas gafas, es acercar al ojo el objeto de atención a una distancia proporcional al valor de la miopía.

Por eso la neutralización óptica de la miopía se hace con unas lentes divergentes o negativas, que neutralizan el exceso de potencia que tiene el ojo y llevan la imagen justo sobre la retina.


Hipermetropía

La hipermetropía, es todo lo contrario de la miopía. El ojo tiene una falta de potencia del sistema óptico en relación a su longitud. Esto es porque el ojo es demasiado corto, o bien la capacidad de hacer converger la luz que tienen los medios ópticos oculares, es deficiente. La luz que viene de lejos va a focalizar por detrás de la retina.

En función del grado de hipermetropía, los síntomas pueden ser diferentes. Si no es muy alta, el ojo intenta llevar la imagen a la retina con el esfuerzo de la acomodación, con el resultado de una fatiga ocular que puede derivar en dolores de cabeza, ojos rojos y cansados o sensación de arenilla. Gracias a este esfuerzo se consigue una visión nítida de lejos. Pero cuando el hipermétrope intenta mirar de cerca, debe acomodar también para enfocar a distancias cercanas, lo que ya es un esfuerzo excesivo para el ojo. Por eso muchos hipermétropes ven bien de lejos pero tienen muchas molestias de cerca. Cuando la hipermetropía es más alta, el ojo no tiene suficiente capacidad de acomodación y por lo tanto se ve borroso de lejos, y ya ni hablamos de los problemas que tienen para leer.

La neutralización óptica de la hipermetropía se realiza con lentes convergentes o positivas, que neutralizan la falta de potencia del ojo y llevan la imagen justo sobre la retina.


Astigmatismo

Una pelota de futbol tiene una superficie esférica porque todos sus meridianos son de la misma curvatura. Una pelota de rugby, en cambio, presenta una superficie definida por dos meridianos de diferente curvatura. Si lo trasladamos al ojo, nos podemos imaginar qué es el astigmatismo. Es la imposibilidad de enfocar la luz en un punto concreto. La imagen que recibe la retina se produce a partir de un conjunto de manchas borrosas más o menos elípticas.

El astigmatismo se corrige con lentes astigmáticas o tóricas, que contrarrestan lo que sobra o lo que falta de curvatura en cada meridiano.

La adaptación a unas lentes astigmáticas puede ser algo más complicada debido a la distorsión de las imágenes recibidas. Cuando el usuario se pone las gafas nuevas, ve más nítido que antes pero se marea, está incómodo y se siente inseguro. Estas personas necesitan tiempo para cambiar sus hábitos y adaptarse a sus nuevas gafas.


Presbicia

La presbicia se conoce popularmente como “vista cansada”

El ojo normal, en reposo, esta adaptado para la visión lejana. Cuando se requiere la visión de objetos próximos, un libro, la pantalla del móvil, la carta de un restaurante, etc., el ojo debe cambiar de foco realizando un esfuerzo al que llamamos acomodación. Este esfuerzo de acomodación lo realiza el cristalino.

El cristalino es una parte del sistema ocular, que se encuentra detrás del iris, y que sirve para enfocar las imágenes, como hace el zoom de una cámara.

Con el paso de los años el cristalino va perdiendo su elasticidad, y con ello su capacidad de acomodación, lo que provoca, inevitablemente, la presbicia o vista cansada, es decir la imposibilidad de ver nítido de cerca.

Esta elasticidad no se pierde de “golpe”, sino que se va reduciendo progresivamente a partir de los 40 - 45 años y durante unos 10 años, hasta perderse totalmente.Uno de los signos típicos, es alejarse el texto para poderlo leer.

Una persona muy joven es capaz de ver con nitidez un objeto situado a pocos centímetros de su nariz. En cambio, una persona mayor será incapaz de leer un texto a una distancia normal de lectura.

Para corregir la presbicia hay diversas posibilidades. La más simple es el uso de unas gafas de cerca. De todas maneras, la mejor opción es la corrección con unos cristales progresivos, sobretodo cuando se necesita también una corrección de lejos.

DÓNDE ESTAMOS

c. Sardenya 365
08025 Barcelona
tel. 93 458 39 33

HORARIO de L a V:
9.30-13.30 y 17.00-20.30
DISSABTES:
10.00-13.30 y tardes cerrado

mapa

[+] Ampliar mapa